Solo hay una ley de Mataderos, que fue creada en la Junta Militar de 1964

La infraestructura de camales es lo que se pide mejorar y controlar en la nueva ley.

Hasta ahora lo que ha existido en el Ecuador en materia legislativa para el control de carnes, es la ley de Mataderos que fue creada el 10 de marzo de 1964, durante la Junta Militar. Dicha norma regula la construcción, instalación y funcionamiento de los mataderos, la inspección sanitaria de los animales de abasto y carnes de consumo, así como la industrialización y comercio de las mismas.

Pero además, existen otros reglamentos y normas de rango inferior, como las ordenanzas. Con la nueva de Cárnicos que se está elaborando una de las dudas es si se mantendrá la competencia municipal en este tema.

La Ley de Mataderos cubre en términos generales casi todas las etapas del sector: inspección industrial, sanitaria, control ante y post mortem de los animales; recibimiento, manipulación, transformación, elaboración, preparación, conservación, acondicionamiento, empaquetamiento, almacenamiento, rotulaje, tránsito y consumo de carnes destinadas a la alimentación humana.

Además, el control se amplía a varios tipos de carnes, bovino, porcinos, ovinos y caprinos, pero el proyecto de ley que se elabora actualmente con el impulso del Ministerio de Industrias y productividad; regulará específicamente el control de carne de tipo bovino, explicó el doctor Marco Landázuri, abogado de la firma consultora L&O Attorneys, compañía que está armando la estructura de la norma, desde agosto pasado.

“El proyecto está dirigido a lo que es bovinos, pero dentro de la proyección general si está la de incorporar -no se sabe cómo, ni cuando-, al resto de especie de animales, la idea es dimensionar en esta agenda por ahora a lo que son bovinos”, señaló.

La ley creada por la Junta Militar es la única de orden primario que rige en el país; pero en el orden secundario son mas de 200 normas, entre regulaciones, reglamentos y ordenanzas municipales; estas últimas de distintos tipos que están vigentes en las 24 provincias, según la consultoría hecha.

Es que en materia de carnes, tanto la Constitución como el Código Orgánico de Organización Territorial y Descentralización (Cootad), establece la competencia en el control de cárnicos a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (Municipios y prefecturas.)

Además existen otro tipo de regulaciones relacionadas con este sector, como la Ley de Sanidad Animal, que rige desde el 2004; la ley de erradicación de Fiebre Aftosa, que también rige desde ese año; y otro tipo de normas internacionales relacionadas con el control santiarios de animales, que en su mayoría son las que rigen a la Comunidad Andina de Naciones (CAN), a la que pertenece Ecuador.

El problema de esta dispersión de regulaciones es que cuando hay mucha normativa nadie sabe qué es lo que prima, dice Landázuri. “Entonces viene el comisario ambiental del Municipio de Guayaquil y dice no, esta norma es la que rige (una ordenanza), luego viene el funcionario de Salud y dice: no es esta otra; y el ganadero piensa al final ¿qué hago? No le puedo dar gusto a todo el mundo”.

Así, actualmente no está claro cuál va a ser realmente la normativa que prima, ni cuáles son los procedimientos, o si se aplica de distintas formas en las localidades de acuerdo a la interpretación de cada autoridad. Este tipo de cosas son las que se han identificado en los talleres a los que han acudido los protagonistas del sector, aseguró.

El artículo 134 del Cootad, establece que la competencia de fomento de la seguridad alimentaria corresponde a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) regionales. Esta comprende, entre otras cosas: implementar coordinadamente con los GAD’s provinciales, municipales y parroquiales rurales, la producción sustentable de alimentos, en especial los provenientes de la agricultura, actividad pecuaria, pesca, acuacultura y la recolección de productos de medios ecológicos naturales; garantizando la calidad y cantidad de los alimentos necesarios para la vida humana.

Además, deben “promover un proceso para el manejo adecuado de animales destinados al consumo humano, observando las normas técnicas nacionales e internacionales, como prerrequisito en la producción de cárnicos sanos, competencia que se ejercerá en el marco de la ley y del sistema de soberanía alimentaria”.

Esto último, en lo que se refiere a control de camales y temas sanitarios, es un punto en el que a la nueva ley de cárnicos le tocará abordar aspectos generales para que no se contraponga o intervenga en el área de competencia municipal, pero sobretodo porque cada localidad de ajustarse a lo que sucede en ella, explicó Raimundo Chedrahui, jefe administrativo del Matadero Municipal de Guayaquil, y del Centro de Inspección Sanitaria.

“Esa es mi preocupación, que yo expuse en dos reuniones anteriores, en Babahoyo ya dije que la ley estará por encima de las ordenanzas, pero debe haber una consecuencia entre la ley y las ordenanzas, porque cada Gobierno Autónomo Desarrollado tiene derecho a expedir sus ordenanzas de acuerdo a su realidad. La ley mira una realidad nacional, pero hay realidades particulares, no es lo mismo el Municipio de Santa Lucía, que es más pequeño que el de Guayaquil; o no hay el mismo tipo de problemas en Riobamba”.

Ese aspecto es compartido por el director de la Federación Nacional de Ganaderos, Rodrigo Gómez de la Torre, quien asegura que en la elaboración de la ley deben participar los municipios, por las competencias que les otorga el Cootad y porque se debe coordinar con ellos para conocer lo que sucede en cada locación.

No se puede incluir los mismos requisitos para los ganaderos de la Sierra, que se piden para al Costa, en tema de fríos y congelados, por ejemplo, pues ambos sectores tienen grandes diferencias por el clima.

Silvana Peñaherrera, asesora del Ministerio de Industrias y Productividad (Mipro), que impulsa la elaboración de la norma, aseguró que los municipios tienen un papel preponderante en el desarrollo de este proyecto de ley, y lo que se está buscando es trabajar en conjunto, para ir regulando los sectores.

Por esta razón, se ha invitado también a los GAD’s a que participen en los talleres que se han realizado para hablar sobre la futura norma.

Publicidad

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico