13 convenios permiten a los ecuatorianos evitar la doble tributación en 15 países

En octubre se dictó un seminario sobre doble tributación en Guayaquil.

Los convenios de doble imposición son tratados internacionales que contienen medidas, acordadas por dos países, para que sus ciudadanos eviten hacer una doble tributación cuando hacen negocios, trabajan o tiene residencia entre esas naciones.

Esto quiere decir que si usted vive en Ecuador, y por A o B razón tiene que irse a trabajar 6 meses en Brasil, puede hacer valer los impuestos pagados aquí como crédito tributario en Brasil, explica Karina Rubio, gerente de la consultora KPMG, división Quito.

En los últimos 20 años, los distintos gobiernos del país firmaron este tipo de convenios con otros estados de Europa y América Latina. Según información del Servicio de Rentas Internas (SRI) actualmente son 13 los tratados vigentes desde 1981, que permiten este tipo de beneficios en 15 países.

Esos son: Brasil, Argentina, Italia, México, Rumania, Suiza, Bélgica, Canadá, España, Alemania, Chile, Francia; y la decisión 518 de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que a la vez da este beneficio con Perú, Colombia, y Bolivia. En este último también estaba Venezuela hasta que salió de la CAN, en abril pasado.

Jorge Andrade, Manager Tax en Guayaquil de la misma consultora, califica a estos convenios como una herramienta de planificación tributaria, cuyo objetivo es evitar que un mismo rubro de dinero pague doble impuesto en dos países. Pero lamentablemente, esta herramienta se usa poco en el Ecuador.

Asegura, que cuando los empresarios buscan información es cuando ya tienen el problema encima. “Cuando se ven en ciertos momentos enfrascados en algunos problemas consultan a sus asesores, pero la globalización encamina a que los (empresarios) financieros conozcan ciertas herramientas que pueden reducir el pago de los impuestos”, dice.

Este tipo de herramientas se aplica generalmente para la liquidación de tributos como el Impuesto a la Renta (IR), explica el consultor venezolano Jesús Sol, quien en octubre pasado ofreció un seminario en el Hotel Oro Verde, para empresarios guayaquileños, organizado por KPMG.

Pero se pueden incluir otros tributos acordados por los países. Por ejemplo, el convenio firmado entre Ecuador y Argentina el 3 de marzo de 1981, es para evitar la doble imposición en relación con el transporte aéreo; y su ámbito de aplicación comprende el IR, los adicionales a la Renta, y el Impuesto al Capital en Giro. El de Italia (1984), en cambio, a parte del IR incluye el Impuesto al Patrimonio.

Para el consultor venezolano esta es una herramienta que se usa actualmente en todos los países, porque con la globalización económica “tú encuentras a gente de un país invirtiendo en otro”. Y cuando no hay convenios para evitar la doble tributación o mecanismos de este tipo, en las legislaciones internas de los Estados, un empresario puede pensarlo dos veces antes de hacer negocios con ese país, añade.

Así, puede darse el caso de que una empresa o agente económico se vea inmerso en una situación en la que tenga que pagar impuestos en dos o más Estados respecto de una misma ganancia.

“Cuando tú pagas doble eso constituye una barrera para hacer negocios porque si tú haces negocios en Venezuela y tu actividad te genera un pago de impuesto allá y acá también, tú te cuestionas si lo vuelves a hacer. Si voy a pagar 34% allá, mas 24% aquí, estamos hablando que de sobre lo que te vas a ganar estás pagando 60% en impuestos. (Y eso lo resuelves) o incrementan muchísimo el costo del bien o el servicio que vendes a tu consumidor final, o dices simplemente no hago negocios, porque voy a gastar más en impuestos que lo que voy a ganar”, refiere.

Al usarse, generalmente para temas de Impuesto a la Renta, el aplicar los convenios no solo puede beneficiar a las personas jurídicas sino también a las naturales, señala el venezolano. “Imagínate un jugador de fútbol de Ecuador jugando en Italia, y pasa allá 7 u 8 meses, pero es residente aquí, entonces ¿dónde paga los impuestos? Y así se pueden dar otros casos como los de de los artistas, de los diplomáticos, de los trabajadores dependientes; o también el caso de las pensiones. A la final ustedes tienen muchos europeos, así como nosotros en Venezuela, que viven aquí y reciben pensiones desde España”, que también pueden usar este mecanismo, asegura.

Pero además hay otro tipo de beneficios para las instituciones fiscales que logran los países con en este tipo de documentos. Tanto Italia como Brasil, así como la decisión 518 de la CAN (que incluye a Colombia, Perú y Bolivia), acordaron con Ecuador -que a más de no hacer una doble imposición- el objetivo de sus convenios es evitar la evasión fiscal. Esto quiere decir que las instituciones que administran los tributos en esos países acuerdan el intercambio de información para hacer verificaciones tributarias.

Lo que dice la Ley sobre los convenios

El desconocimiento sobre estos convenios no solo radican en qué beneficios pueden brindan sino también en los trámites y el tiempo que se toma aplicar a ellos. Una de las asistentes al seminario por ejemplo, aseguraba que a su empresa le tomó hasta 120 días, pero según Rubio este tipo de trámites no lleva más de un mes, siempre que se cumpla con los requisitos.

Y estos tienen que ver obviamente con documentos y pruebas que acrediten que la operación económica que usted quiere justificar, efectivamente se hizo en el país.

“En algunos casos es necesaria una certificación de auditoría, que confirme que este gasto lo estoy mandando a Brasil. ¿Cómo sabe el SRI si eso es cierto? La idea es que un tercero en Brasil revise y diga que los fondos que yo envié efectivamente llegaron a Brasil, la autoridad tributaria entonces exige que un auditor en el otro país revise el caso”.

Al respecto, lo que exige, por ejemplo, el Reglamento para la Aplicación de la Ley de Régimen Tributario en su artículo 134, es lo siguiente: “Para que puedan acogerse a los diferentes porcentajes de retención fijados en los convenios internacionales firmados por el país, con el fin de evitar la doble imposición internacional, los contribuyentes deberán acreditar su residencia fiscal con el respectivo certificado emitido para el efecto por la autoridad competente del otro país, con la traducción al castellano, de ser el caso, y autenticada ante el respectivo Cónsul ecuatoriano. Dicho certificado deberá ser actualizado cada seis meses, sin perjuicio del intercambio de información contenida en las respectivas cláusulas del convenio”.

Mientras que el artículo 31 de la ley mencionada, señala que “los ingresos de fuente ecuatoriana que sean percibidos por empresas con o sin domicilio en el Ecuador, estarán exentas del pago de impuestos en estricta relación a lo que se haya establecido por convenios internacionales de reciprocidad tributaria, exoneraciones tributarias equivalentes para empresas nacionales y para evitar la doble tributación internacional”.

Multinacionales y socios comerciales, los que más lo usan

Quiénes más utilizan los convenios para evitar una doble imposición en el país, según Andrade son las empresas extranjeras. “Nosotros tenemos un grupo de clientes multinacionales; y ellos sí estan en el día a día, asi que sí hay recurrencia en cuanto a las consultas en su empresa”, señala.

Un ejemplo en Ecuador, fue objeto de estudio en una tesis de grado, por dos alumnos de la Espol, en enero del 2009. Ellos demostraron, que gracias al convenio firmado entre Ecuador y Rumania, en 1992 (pero que rige desde 1997), la compañía International Water Services, residente en Rumania, al momento de realizar una auditoria en su filial International Water Services de Guayaquil, establecida en Ecuador desde Agosto del 2001 (como accionista de Interagua), logró bajar el pago de sus impuestos de capital.

Se tributó entonces $22.610 frente a los $ 38.760 que le hubiera tocado pagar sino hubiera existido dicho convenio. Siendo la diferencia de $ 16,150, explicaron entonces Rafael Quiñónez Marquez, y Wladimir Borbor De La Cruz, quienes elaboraron la tesis.

Mientras que a nivel de países este tipo de convenios se realiza en su mayoría, entre los Estados que son socios comerciales, dice Jesús Sol. En Venezuela por ejemplo este convenio existe con Estados Unidos, por los negocios que tiene PDVSA con ese país, y el documento fue firmado por el propio presidente Hugo Chávez, en el año 2000.

La idea con los seminarios -como el organizado en octubre- según Rubio es fomentar la aplicación de esta herramienta “que muchas veces los empresarios no la usan porque no la conocen y pueden utilizarlo con la mayor confianza, porque no se está evadiendo nada. Simplemente es un mecanismo legal que existe que lo que te permite es que no se pague doble impuesto sobre el mismo dólar”.

Y la globalización, añade Andrade, encamina a que los expertos financieros conozcan ciertas herramientas que pueden reducir en el pago de los impuestos.

Publicidad

Un comentario para “13 convenios permiten a los ecuatorianos evitar la doble tributación en 15 países”

  1. julio guarquila says:

    SSAUDOS SENORES Y SENORAS SI ESTE BENEFICIO ESTA EN AMERICA DEL SUR PERO NO ASI AQUI EN LOS EE UU UNO NO PUEDE MANDAR ELCTRO DOMESTICOS ROPA ENTRE OTRAS COSAS LOS IMPUESTOS SON MUY ALTOS NO SE SI SON VIVARACHOS DELAS AGENCIAS X EJEMPLO SI MANDO UNA COMPUTADORA DE MESA AQUI ME CUESTA 700 DOLARES TENGO PAGAR EL 40X% DEL AVALOR DEL ARTICULO MAS EL PESO Y VOLUME SAQUE LA CUENTA SENORES ESO TAMBIEN DEBE REVISAR CON ESTE GOVIERN DEL SR ILUSTRE PRESIDENTE BARAF OBAMA

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico