Sugerencias para el Bono de Desarrollo Humano se hicieron en cita internacional

William Waters, de la Universidad San Francisco de Quito, durante la cita internacional.

Hacer un control o seguimiento periódico de lo que hacen los beneficiarios del Bono de Desarrollo Humano con los 35 dólares que les da el Estado ecuatoriano y evolucionar a programas que dé capacidades de desarrollo a las familias más necesitadas, fue la mayor recomendación que hicieron expertos al Programa de Protección Social que impulsa el gobierno nacional.

Esto fue considerado por uno de los expositores, como una de las mayores falencias de este plan que nació como el Bono de la Pobreza o Bono Solidario, en 1998, para paliar los efectos de la crisis económica, durante el gobierno de Jamil Mahuad. Y que posteriormente, en el 2003, cambió su nombre a Bono de Desarrollo Humano, bajo el régimen de Lucio Gutiérrez.

El análisis de lo que se hace actualmente con el bono se hizo en el marco de la cita denominada ‘Hacia un enfoque innovador para la superación de la pobreza’, donde a más de las nuevas variables que se usan para la medición de la pobreza, se revisaron los retos y oportunidades de los Programas de Transferencias Monetarias Condicionadas (bonos), que se aplican actualmente en distintos países.

En Ecuador es necesario fortalecer los mecanismos de control a las familias beneficiarias en el cumplimiento de las condiciones que deben observar para recibir el dinero, dijo Mauricio Rodas de la Fundación Ethos que junto con la Universidad Católica de Guayaquil, el Centro de Estudios Globales, y otras dos organizaciones desarrollaron el evento.

“Se supone que el monto de dinero se entrega a cambio de que las familias lleven a sus hijos a la escuela y a controles médicos, pero como solo revisamos a un porcentaje muy limitado no sabemos si está funcionando de una forma efectiva. En el Ecuador el porcentaje de las familias a las que se les controla eso es muy reducido; mientras que en México se hace al 100%; y los recursos no se entregan hasta que se compruebe que se están cumpliendo esas condiciones”, indicó.

Y para ello se debe mejorar mucho el sistema de focalizacion del programa, para verificar que este llegue realmente a las familias que lo necesitan, con la ayuda de un padrón actualizado que sea depurado periódicamente, añadió.

Esta es tal vez la necesidad más importante de los programas de este tipo que se desarrollan en otros países, agregó Francisco Ayala, de la compañía Ayala Consulting, quien expuso las tendencias que se aplican en este tipo de planes.

Brasil, es tal vez el país que más adelantado está respecto al registro de datos, dijo, pues allí se hacen censos cada tres años que cuestan alrededor de 90 millones de dólares, lo que resulta difícil en otras naciones, justamente por el costo que esto implica.

Los objetivos de estos programas están direccionados en su mayoría convertirse en sistemas de protección de los más pobres; y promotores del desarrollo humano. Hasta ahora, además, no ha habido un solo presidente de ningún país que se haya atrevido a eliminar este tipo de programas; sino que más bien se dedican a complementarlos y mejorarlos, explicó.

Y con estos proyectos, una constante es que se creen sistemas de identificación y selección de hogares pobres -lo que en Ecuador se conoce actualmente como Registro Social-, y que nació con un censo realizado en marzo del 2008.

Pero estos sistemas deben ser de doble vía, recomienda Ayala. Pues deberían permitir que así como el Estado identifica a las familias beneficiarias del bono, también retroalimente al Gobierno diciéndole periódicamente en qué condiciones se va desarrollando una familia, para posteriormente implementar programas de salida. Y eso es algo que casi no se hace actualmente en el país.

Como programas de salida, se conoce a los planes sociales de segundo nivel, que permite a las familias que salieron de la extrema pobreza y que pasaron la línea de pobreza a desarrollar capacidades que los lleve ya a implementar una microempresa u oro tipo de acciones que les permita seguir superándose y no volver a caer en la pobreza, una vez fuera del programa social.

Los programas de México y Panamá

Durante la cita se conoció la experiencia de dos programas sociales de este tipo implementados en México y Panamá. México ha sido uno de los precursores en la región con su Programa de Desarrollo Humano llamado “Oportunidades”, refirió Adolfo Martínez, ex director de este proyecto.

Oportunidades nació en México en 1997, con una cobertura de 0,3 de la población de ese país; y en 2011 cubre a 5.8 millones de personas que corresponde al 25% de la población de México, en el 100% de sus municipios (2.445).

La visión de este programa es que en el año 2030 se haya erradicado la pobreza en ese país, con igualdad de oportunidades para todos; y comprende la entrega de incentivos económicos en áreas de nutrición, que incluye rubros para comprar alimentos, servicios energéticos y capacitación en temas alimentarios; en salud, en el que se dota de un paquete básico de salud preventiva, atención preventiva; y educación sanitaria y nutricional. En educación, en cambio, cuenta con un plan de becas y útiles escolares para niños de educación inicial; secundaria y ciertos niveles de educación superior.

Del mayor éxito de este programa a decir del experto es un control riguroso de las condiciones que deben cumplir los beneficiarios del plan, entre las que están el llevar a los controles de prevención de salud mensualmente a sus hijos, asistir a los talleres de capacitación, matricular en las escuelas a sus hijos, entre otros. Y que incluso, del cumplimiento de estas responssbilidades depende la entrega del siguiente incentivo.

En Panamá, el plan similar se llama Red de Oportunidades, y su objetivo es combatir a la pobreza, fortalecer las capacidades humanas, aumentar los ingresos y la calidad de vida de las personas, según William Waters, PHD en Sociología de Desarrollo de la Universidad de Cornell; y profesor fundador de la Universidad San Francisco de Quito.

Ese programa se implementó en el 2005 con 3.900 familias beneficiarias y una inversión de 602.175 dólares. A mediados del 2009 logró una cobertura de 75 mil familias en 591, de los 621 Corregimientos (provincias) de Panamá; y actualmente tiene 63 mil beneficiarios directos. Este país tiene una población aproximada de 3 millones de habitantes.

Pero en Panamá la prioridad ha sido para las comunidades indígenas o comarcas, que constituyen la mitad de la población pobre de ese país; y la ayuda económica se centra en los sectores de salud, educación y transporte, dado que la mayoría de las comarcas están ubicadas en sitios lejanos a donde se encuentran las escuelas y centros de salud.

Aquí el incentivo económico se entrega directamente a las mujeres, con el consentimiento de los mismos hombres, por considerar que son mejores administradoras, más ahorradoras, conocen las necesidades de sus familias; y se preocupan de cumplir las condiciones exigidas por los gobiernos y que están relacionadas con sus roles de madres, que es dar educación y salud a sus hijos.

Que los bonos se entreguen a las mujeres es una tendencia que también se cumple en México; y eso se explica, dado que la desigualdad de género es una variable que contribuye directamente con la pobreza, según Alicia Santana, también de la Fundación Ethos.

Esto, porque las mujeres que son muchas veces jefas de familia, tiene un menor grado de educación y son las que tienen que mantener el hogar. En el Ecuador, el bono se entrega no solo a mujeres sino también a hombres, según el Ministerio de Inclusión Social y Económica.

“Podrán acceder al Bono de Desarrollo Humano aquellas personas declaradas jefes o representantes de hogar, con predilección madres de familia, que hayan sido previamente encuestadas por SELBEN y calificadas dentro de los Quintiles 1 y 2”, dice la web del MIES.

Recomendaciones para Ecuador

Entre los casos a resaltar en este tipo de programas, Adolfo Martínez menciona a Brasil ya que lo considera más equiparable al de México por la cobertura y el grado relativo de éxito que ha tenido. También se refiere a Colombia con su programa Familias en Acción, que tambien ha tenido éxito.

De este último caso, lo que Ecuador puede aprender, señaló, es que Colombia ha usado una estrategia muy interesante para atender a las familias indígenas; y que ha tenido un contacto directo con los jefes de estas comunidades.

Pero lo más importante que debe hacer Ecuador, dice, es no dejar de evaluar los efectos del Bono de Desarrollo Humano. “Sobretodo actualmente que está creciendo mucho el programa, en términos de coberturas y también de apoyos”, indicó, en referencia a un nuevo incentivo innovador, que se trata de un crédito que le van a dar a las familias para que desarrrollen su propio negocio.

“Aparentemente es una gran cantidad de dinero, que se los van a dar una sola vez y es muy importante saber que identifiquen bien a los beneficiarios y darles seguimiento de qué hacen con ese dinero”, dijo.

Otro asunto es revisar una posible elevacion del monto del bono pero ligada a mayores condiciones que se cumplan y que controlen, sugiere Mauricio Rodas. “¿Por qué no pensar que las familias deben llegar a talleres de prevención en salud, a talleres de ahorro familiar o desarrollo productivo? Eso existe en otros países y sirve como herramientas para que la gente se desarrolle por sí misma y no dependan eternamente de la asistencia estatal”.

“A mí me preocupa tremendamente que en el Ecuador nos enorgullecemos por cada vez hay más familias beneficiarias del bono, cuando eso debería ser una señal de alarma, una señal de preocupación, porque significa que cada vez más familias necesita la asistencia estatal. Lo ideal sería que cada vez menos familias requieran ese tipo de apoyo”, señaló el director de Fundación Ethos.

Desde el año 2008 el número de madres beneficiarias del bono de desarrollo humano ha crecido al igual que la inversión para el Programa de Portección Social. En 2008, cuando se hizo el censo se registraron 982.956 madres habilitadas para cobrar el bono de 35 dólares; en el 2009, fueron 1’208.465; y en 2010, 1’181.058, según el Sistema de Seguimiento de Metas del Gobierno de la Revolución Ciudadana (www.sigob.gob.ec).

En cuanto a inversión para todos los programas de protección social, en 2008 se dieron 438’239.548 dólares; en 2009, $ 524’956.305; y en 2010, 650’196.629. En total, 1.613’392.482,98 de dólares en los últimos tres años, según el Sigob.

A la cita internacional fueron convocados el Presidente de la República, ministros, asambleistas, alcaldes y prefectos con la idea de buscar soluciones alternativas para enfrentar la pobreza, y gente del sector privado; es decir, las personas que toman las decisiones, según Rodas. Pero ese llamado no tuvo mayor eco.

“Yo no he visto al Presidente, ni a ministros, no sé si haya algun delegado que yo no identifica; pero el afán de invitar a estos funcionarios, obedece al deseo de que los grandes tomadores de decisiones del país, se nutran de estas ideas y generar un espacio para dejar atrás la confrontacion; y que en base a estas nuevas ideas podamos construir grandes acuerdos que nos permita superar la pobreza”, dijo.

Correcciones y aclaraciones:

Recibimos el siguiente comentario del señor William Waters por el título original de esta nota:Falencias en entrega del Bono de Desarrollo Humano se identificaron en cita internacional”

“Soy William F. Waters, la persona referida en este articulo y quien presento información sobre el programa Red de Oportunidades de Panama. El titulo de su articulo es engañoso en lo que se refiere a mi participacion ya que en ningun momento hice referencia a falencias en el programa ecuatoriano y tampoco fue esto el punto de la reunion. El unico que hablo en este sentido fue Santiago Rodas, y sus comentarios de ninguna manera representó un resumen de las presentaciones, menos un consenso. Muy desagradable encontrar esta articulo que basicamente es deshonesto”.

Respuesta de la redacción: Estimado Sr. Waters, en la nota se recoge la exposición que usted dio del evento sobre el desarrollo del programa en Panamá, de la cual según vemos no hay ninguna objeción, y en ningún momento le atribuimos alguna crítica al plan nacional. Nos da mucha pena, y nos  preocupa que vea un fondo deshonesto en el artículo dado que ese no ha sido el objetivo de la reportería, ni de ninguno de nuestros periodistas. Acogemos su observación respecto al título y hacemos las correcciones del caso, lamentablemente  hoy porque recién vemos su comentario; y le pedimos nuestras más sinceras disculpas.

Publicidad

Un comentario para “Sugerencias para el Bono de Desarrollo Humano se hicieron en cita internacional”

  1. William F. Waters says:

    Soy William F. Waters, la persona referida en este articulo y quien presento informacion sobre el programa Red de Oportunidades de Panama. El titulo de su articulo es engañoso en lo que se refiere a mi participacion ya que en ningun momento hice referencia a falencias en el programa ecuatoriano y tampoco fue esto el punto de la reunion. El unico que hablo en este sentido fue Santiago Rodas, y sus comentarios de ninguna manera represento un resumen de las presentaciones, menos un consenso. Muy desagradable encontrar esta articulo que basicamente es deshonesto.

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico