Los juzgados de tránsito ahora tramitan solo las infracciones que se impugnan

Los Juzgados de Tránsito de Guayaquil se encuentra en la av. 9 de Octubre y Antepara (centro).

“Nos quitaron un peso enorme”, esa es la apreciación de la Jueza Primera de Tránsito de Guayas, Carmen Vásquez, sobre los cambios que introdujo la Ley de Tránsito y Transporte Terrestre respecto al juzgamiento de las infracciones.

La Jueza señala que en lo que respecta a Guayaquil, se registran entre 2.500 y 3.000 citaciones cada día. La ley anterior establecía que todas esas citaciones tenían que ser juzgadas en audiencias por los magistrados.

“Lo que significa que había que hacer 3.000 audiencias diarias. Ni así se crearan una veintena de juzgados, era técnicamente imposible. Antes era muy engorroso el juzgamiento e indirectamente esa ley trajo como consecuencia la impunidad”.

La nueva normativa, establece que cuando una persona es citada y cree que el agente de tránsito se equivocó, tiene tres días para impugnar la sanción, en ese tiempo tiene que comparecer ante un juez, para que este abra la causa-prueba y dé una sentencia. Si dentro de tres días no comparece ante el juez, se entiende que ha aceptado el cometimiento de esa contravención.

“Ahora los jueces conocemos solo aquellas citaciones que son impugnadas. Pero esperamos que por la severidad de la ley no vengan los conductores que no hacen conciencia de que cometieron el error y que se vayan por el camino más fácil, de pagar al abogado y buscar artimañas para tratar de persuadir la sentencia”.

El director ejecutivo de la Comisión de Tránsito del Ecuador, Jaime Velázquez, coincide en que los procedimientos anteriores daban paso a la impunidad, pues cuando se citaba a alguien, se requería que el juez se pronuncie. “Se hacían 590.000 o 600.000 citaciones al año y apenas 10.000 pasaban por los jueces. El resto de infracciones simplemente eran canceladas por los usuarios. Por eso, los conductores no tenían ni siquiera miedo a la Ley, incluso una vez alguien le rompió la citación en la cara al vigilante y no pasó nada”.

Una norma para descongestionar la carga procesal

La ley, según el asambleísta Rafael Dávila (Conciencia Ciudadana), intenta descongestionar la carga procesal de los juzgados de tránsito y para eso determinó que sean los municipios, al asumir la competencia, que asuman el juzgamiento de las contravenciones leves y graves.

“En la práctica, la idea es que ellos vayan recaudando los dineros provenientes de esas contravenciones. Eso puede ocurrir sin que las boletas sean enviadas a los juzgados de tránsito y estas se tramiten en las comisarias municipales. Pero mientras se asume la competencia, las causas se deben seguir tramitando en los juzgados de tránsito”.

Pero los municipios aún no definen si asumirán la competencia o la delegarán a la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE). Tanto la Ley de Tránsito como el Código Orgánico de Ordenamiento Territorial (Cootad) establecen la obligatoriedad de los Gobiernos Autónomos Descentralizados para asumir esa competencia. Sin embargo, aún se realizan los estudios de factibilidad en muchos de los entes seccionales.

En Guayas, por ejemplo, el consorcio que se creó en octubre de 2010 y que está conformado por 21 de los 25 municipios de la provincia, está elaborando un estudio que determine la capacidad de asumir el control del tránsito en los cantones. Guayaquil será el encargado de elaborarlo, pero aún no existe un plazo para su entrega, señala Jaime Nebot, alcalde de la ciudad.

Ese informe deberá determinar la capacidad de asumir la matriculación, la revisión vehicular, el cobro de multas y la implementación de los juzgados. “En base al estudio, se verá si en realidad las cuentas, números, los presupuestos se pueden adaptar, y sino delegaremos”, señala Dalton Narváez, alcalde de Durán (Guayas).

Dávila considera que pese a que ley estableció que las infracciones sean sancionadas por los juzgados de contravenciones, estos no se operativizaron en el país. “Es una vergüenza que la Asamblea Nacional haya aprobado una ley consciente de la inaplicabilidad de su texto. Se les dijo, no podemos dejar vigentes los juzgados de contravenciones porque no existen, no se han creado. Y ahí queda una dualidad jurídica porque una misma causa podrá ser procesada por dos instancias, lo cual es lamentable que haya quedado así”.

La jueza Vázquez ratifica que nunca se crearon esos juzgados de contravenciones, lo que se dispuso fue la creación de juzgados adjuntos para ayudar a descongestionar, pero solo se crearon tres. “Ellos obtuvieron la mitad de la carga de los juicios que llevan los otros juzgados”.

Publicidad

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico