Aumento del gasto corriente y límite de inversión pública definen el presupuesto del 2011

En 8 días se espera el informe para primer debate del presupuesto del 2011.

La proforma bordea los $ 24 mil millones. En la programación cuatrianual (2010- 2013), se propone un incremento en salarios y sueldos del 14,25%, en ese lapso, es decir hasta llegar a $ 6.669 millones. El aporte del Estado refleja un ligero aumento para el próximo año, pero llegó a su tope, según analistas.

Los análisis del Observatorio de Política Fiscal sobre la pro forma del 2010 hicieron énfasis en el “insostenible gasto social”, así como el aumento en el gasto corriente, específicamente en sueldos y salarios. En el área social, el Gobierno proyectó una inversión de 4.783 millones de dólares, lo que representó el 8,3% del Producto Interno Bruto (PIB). En el 2009, fue de $ 4.066 millones (7,9% del PIB).

Para el 2011, aún no se ha especificado ese tipo de inversión en la propuesta de presupuesto que envió el Presidente de la República a la Asamblea, la semana pasada.  La proforma asciende a los 23.249.957 millones de dólares con un déficit de $ 3.742 millones.

A criterio del Observatorio, la subida del gasto social, en el 2009, se dio por el incremento del Bono de Desarrollo Humano y del sector salud; se mantuvieron los niveles en educación y se redujo el de vivienda.

Para Jorge Carrera, director del Observatorio, las cifras muestran que se trata de sostener un nivel de gasto más de lo que produce el país, y que para ese hecho se pretende endeudar al Ecuador en el 6% del PIB. “Un país con ese tipo de finanzas públicas jamás va a poder desarrollarse, ni incentivar la inversión, ni alcanzar altas tasas de crecimiento”, dijo.

Como ejemplo de inversión adecuado citó el caso de Chile, país del que aseguró tiene un gasto de la cuarta parte de lo que produce y que registra un crecimiento, incluso en el sector privado, por tanto tiene las cuentas equilibradas.

Los salarios y sueldos son otros de los grandes egresos del Gobierno. Un programa del Ministerio de Finanzas señala que en el 2010 se determinó un gasto de $ 5.837 millones de dólares. En los siguientes tres años, esa cifra prevé elevarse en un 14,25%: $ 6.159 millones, en el 2011; $ 6.415 millones, en el 2012; y $ 6.669 millones, en el 2013, por ese mismo concepto.

Carrera sostuvo que en Ecuador el gasto en salarios supera el 10% del PIB, mientras que en Chile tiene el 6%. Agregó, que en términos generales, el gasto corriente: subsidios, remuneraciones y otros, es absolutamente elevado.

El analista económico Alberto Acosta Burneo afirmó que la nueva proforma, comparada con el presupuesto del  2010, representa un incremento del 10,4%, es decir unos $ 2 mil millones más.

Asoció el aumento, con el gasto corriente donde está el tema de los sueldos y salarios que suben en 11,8%. Estimó además que el gasto corriente en relación al PIB, en el 2010, será del 22%, y que para el año que viene, subiría a 22,9%.

Lo mismo aseguró del gasto de capital, que es la inversión que realiza el Estado. Esta pasó al 4,9% con relación al PIB. Sin embargo, remarcó que en el 2010 alcanzó a ser el 12,3% en el presupuesto, pero que en la proforma del 2011, está estimado que caiga a 11,8%.

¿Qué significa eso? Que es la misma participación que tenía la inversión pública en el 2009. “Es decir según lo que plantea la proforma, ya se llegó a un tope en la inversión estatal en el 2010 y para el 2011 se va a reducir la participación de la inversión estatal en la economía”, opinó.

En otras palabras, según Acosta la inversión pública pasó de $ 7 mil millones a $ 7. 300 millones. Es decir, que sí hay un incremento en valores pero en lo que se refiere al PIB, que es de 4,9% , eso implica un decrecimiento. “…El tema de la inversión pública ya está llegando a su límite, ya no se puede incrementar más allá de lo que se ha conseguido…”.

Esta situación se podría dar, por las necesidades y restricciones de financiamiento que tiene el Estado, indicó el economista, quien consideró que la proforma 2011 establece una necesidad de desembolsos de deuda pública de casi $ 5 mil millones, mil millones más que el presupuesto anterior.

Difícil financiamiento

Para analistas como Walter Spurrier, si ha sido difícil sostener el presupuesto actual, el del 2011 también se complicaría. “Si se logra financiar la pro forma del 2010 lo más probable es que se vuelva un reto mayor conseguir recursos para la del año que viene”, aseguró y coincidió en que el gasto se ha salido de control.

Opinó que China está prestando por el momento dinero al Ecuador, pero lo hace con garantía petrolera. Sin embargo, Spurrier advirtió que solo hay cierta cantidad de crudo que el país puede seguir comprometiendo.

Por el lado del Seguro Social, recordó que tampoco hay un financiamiento seguro, pues ya no tiene la gran liquidez de antes porque compró bonos del Estado. “…Los mercados financieros son escépticos con el Ecuador porque no ha sido buen pagador, hay que ver si se pueden colocar bonos, el FMI (Fondo Monetario Internacional) y BM (Banco Mundial)… con ellos hemos dicho que no vamos a llegar a ellos…”.

Leyes allanaron camino para pro forma

La aprobación de leyes como el Código Orgánico de Ordenamiento Territorial (Cootad), el de Planificación y Finanzas Públicas, y de la Producción habría incidido para la estructura de la pro forma del 2011, según asambleístas de la oposición.

A través del Cootad, las Juntas Parroquiales recibirán sus propios ingresos que ocupan un total de $ 30 millones en el presupuesto, con posibilidades de incremento. Asimismo, se reconoce por primera vez a las Circunscripciones Territoriales, que también contarán con recursos provenientes del Estado.

Además se señala la aplicación de nuevas fórmulas para la distribución equitativa de recursos para los Gobiernos Autónomos Descentralizados (Municipios, Prefecturas y Juntas Parroquiales), entre ellas la eliminación de leyes que proporcionaban recursos adicionales a los gobiernos seccionales. Estos serían entregados por el Estado en su presupuesto.

En el Código de la Producción, el Gobierno prevé dar beneficios tributarios al sector productivo por 379 millones de dólares, mientras que en el de Planificación y Finanzas establece que el monto total del saldo de la deuda pública, no podrá superar el 40% del PIB, aunque se lo podrá hacer en casos excepcionales, con la aprobación de la Asamblea.

Finalmente, este último texto permite realizar operaciones bursátiles con el encaje bancario para obtener recursos a corto plazo. Para Alberto Acosta Burneo, analista económico, esta es una buena opción, tomando en cuenta que para el endeudamiento interno hay poco potencial. “El IESS ya ha utilizado sus recursos para la compra de bonos…podría comprar algo más, pero ya no tendría la misma disponibilidad de recursos…”

Explicó que las fuentes de financiamiento a las que podría apostar el Estado son internacionales, o también podría lograr usar recursos para proyectos de inversión de países del exterior, es decir que otros gobiernos financien la obra pública del Ecuador, con la condición de que se contraten empresas de sus países.

El presidente del Legislativo, Fernando Cordero destacó, el lunes pasado, la prioridad de inversión social y el enfoque de equidad de género que hace el proyecto del Ejecutivo. Precisó, que la proforma es la herramienta para cumplir con la planificación y que se han superado varias dificultades que tenían las instituciones, como los gobiernos autónomos, justamente con la aprobación del Código de Planificación y Finanzas Públicas, pues ahora todos los presupuestos, son plurianuales.

Mientras surgen más reacciones, miembros de la Comisión de Régimen Económico y Tributario de la Asamblea, que recibieron el documento del presupuesto la noche del lunes, son asesorados sobre el tema a través de una Unidad Técnica de la Asamblea. El objetivo,  que el presupuesto anual y la programación cuatrianual se sujeten a la norma constitucional y al Plan Nacional de Desarrollo.

Así lo informó el vicepresidente de la Comisión, Juan Carlos Cassinelli, tras indicar que la oficina técnica surgió de un auspicio de la Unicef y que cuenta con profesionales que tendrán que ir monitoreando el cumplimiento de la pro forma.

El documento contiene unas 500 páginas y el plazo para su aprobación vence el 30 de noviembre.  La Comisión espera tener listo el informe para primer debate en los próximos diez días, según Cordero.

Publicidad

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico