¿A quién defienden los Derechos Humanos?

La sociedad siente que los delincuentes son mas defendidos por las organizaciones de derechos humanos

La sociedad siente que los delincuentes son mas defendidos por las organizaciones de derechos humanos.

En el transcurso de dos semanas seis niños murieron de forma violenta en varias ciudades del país. La delincuencia se incrementa y las organizaciones de Derechos Humanos, son vistas por cierto sector de la sociedad como defensoras de los acusados y no de las víctimas.

“En el Ecuador los Derechos Humanos, su triste y fúnebre papel, ha sido el de secundar a la delincuencia y ser su alcahuete. ‘Pobrecitos que no les halen las orejitas, que no les hablen duro porque pobrecitos los delincuentes’ ese ha sido el triste papel de ellos”. Así describe el Asambleísta de la Comisión de Justicia, Andrés Páez, el accionar de los activistas de Derechos Humanos, cuya gestión ha sido cuestionada en algunos casos.

Para los representantes de las organizaciones de Derechos Humanos, eso no es cierto. Ellos defienden sus acciones y afirman que su labor es la de asesorar a quienes acudan a ellos. “Si son menores de edad, acuden solos a una instancia de los derechos humanos (especializada), pero una vez que van a las organizaciones, dependiendo de dónde se dirijan, pueden contar desde con tener un abogado, hasta recibir ayuda psicológica y por supuesto acompañamiento interno de los procesos judiciales, si es que fuese el caso”, explica Anaité Vargas, directora de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH).

Vargas también aclara que el papel de defensor en primera instancia de los derechos humanos, lo tiene siempre el Estado, en cualquier lugar del mundo.

Con ella concuerda Rommel Jurado, profesor de Derechos Humanos de la Universidad Andina de Quito, quien explica que al ser organizaciones sin fines de lucro no cuentan con fondos del Estado. “Buscan promover el respeto a los DD. HH., pero no son autoridades, ni tienen poder público. A quien les corresponde actuar por las violaciones siempre es a las autoridades, en todos los casos”.

Ellos explican que en el caso de los niños, niñas y adolescentes hay entes especializados que son los llamados a hacer que se cumplan y se respeten sus derechos básicos. Para ellos hay un Sistema Nacional de Protección a la Niñez y Adolescencia, que a su vez cuenta con las juntas de protección de los derechos de los niños en cada cantón. Así como también el Consejo Nacional de la Niñez que produce políticas públicas.

La especialista en derechos humanos, Aidé Peralta, hace un análisis sobre este tema y afirma que el maltrato a los infantes pasa por algo más cultural. “El grave problema que yo percibo es que se sigue manteniendo como una situación que se queda en el espacio familiar y no en el espacio público. Porque el tema como tal de entender que los niños, niñas y adolescentes son de responsabilidad de la familia, de la sociedad, pero básicamente del Estado, no está todavía bien aprendido”, comenta.

Y para la teoría de que las organizaciones de derechos humanos son vistas generalmente como defensoras de cierto grupo de la sociedad, Peralta tiene una explicación. “Lo que hace que se vuelva un caso importantísimo para la sociedad, es la denuncia pública y la acción a través de los medios de comunicación, eso en derechos humanos se llama denuncia no formal”, manifiesta. Y pone como ejemplo la defensa de las viudas del caso Fybeca, el asesinato de Consuelo Benavides, la desaparición de los hermanos Restrepo, etcétera.

El Ex Comandante de la Policía Nacional, General Edgar Vaca, sostiene que el principio de los derechos humanos es la universalidad, es decir, se debe defender a todos por igual y que si se pierde este principio, se pone en riesgo el equilibrio de la Justicia. “Al haber este desequilibrio, lógicamente que existe un fortalecimiento de aquellas personas, si son gente que están fuera de la ley, que son defendidas por algunos organismos de derechos humanos. Eso afecta enormemente a la seguridad ciudadana por eso se incrementa la violencia y la delincuencia”, expresa Vaca.

Vaca alerta además sobre otros países de la región en los que los excesos en la defensa de delincuentes, puede llevar a incrementar la violencia. Es el caso de Colombia, dice, con la Senadora Piedad Córdova, defensora de los derechos humanos y acusada por la justicia de su país de tener nexos con el narco terrorismo. “Estos ejemplos hay que tomarlos en consideración para evitar que la defensa de los derechos humanos sea parcial y se dedique solamente a la defensa de quienes están fuera de la ley”.

Pero Jurado replica esa teoría. En los casos en los que se defiende a los delincuentes, los representantes de las organizaciones de derechos humanos aseguran que no es que estén a favor de los detenidos, solo del debido proceso. “Cuando usted y yo cometemos un delito, como somos personas que no tenemos ni poder, ni autoridad pública, solo cometemos un delito. Cuando un policía comete un delito, disparar, torturar, desaparecer a una persona, a más de cometer un delito, lo comete con la autoridad y poder que el Estado le ha dado, comete una violación de derechos humanos”, sostiene Jurado.

“El debido proceso, perfecto, para los delincuentes que sean juzgados. Pero también el debido proceso para esta gente que ha asesinado y ha ultrajado a menores y criaturas inocentes”, declara Páez, quien además comenta que dentro de la Comisión a la que pertenece ve difícil la implementación de normativas para juzgar de manera más dura a la delincuencia. “Desgraciadamente no hemos tenido el eco porque el oficialismo está totalmente cegado por esta visión que hay que solamente apoyar a los delincuentes”, concluye Páez.

Publicidad

3 comentarios para “¿A quién defienden los Derechos Humanos?”

  1. Carlos Rosero says:

    Triste y fúnebre ha sido y es el papel de los legisladores que enseñados a los acuerdos bajo la mesa y los amarres para su propio beneficio han llevado al Ecuador a la profunda crisis en que actualmente nos encontramos. Son ellos los responsables de los miles de migrantes que cada día salen del país en busca de mejores días, acción en la cual muchas veces mueren como ocurrió recién en México, son responsables porque no son capaces de crear leyes que vayan en beneficio de la mayoría de la población, las leyes que crean estan destinadas a proteger y enriquecer a una pequeña minoría de éste país, llevando cada día a que la mayoría se emprobrezca más, lo cual es caldo de cultivo para que crezca la delincuencia.
    Ellos los legisladores son los responsables de que hacen reformas parches al código penal para responder políticamente a la presión ciudadana y así ganarse puntos, pero no hacen una profunad reforma al código penal y no crean políticas públicas tendientes a combatir la criminalidad.
    la delincuencia no existe ni crece por la existencia de unas pocas ONGs que exigen el respeto a los derechos humanos. la delincuencia existe y crece por la ineficia de los políticos de establecer mecanismos de prevención del delito, se debe combatir las causas y no solo las consecuencias. El legislador Paez sabe perfectamente que es obligación del Estado y por ende de todo funcionario público defender los derechos humanos, no es la obligación de las ONGs, sin embargo como los políticos no lo hacen, dichas organizaciones lo hacen, pues los derecos huamnos existen para todos sin ningún tipo de discriminación

  2. Ing. Hugo Landívar Armendáriz says:

    En teoría, los derechos humanos deberían defender a todos los seres humanos. El problema de opinar radica en que experiencia nos haya tocado vivir o que orientación política tengamos.

    El tema debería ser manejado objetivamente y sin pasiones, pero aquello es muy difícil de pedir a un ser humano.

  3. Ivan Alava says:

    Mi opinion sobre las organizaciones de derechos humanos y la mayoria de sus representantes: pura politica.Se defienden los derechos humanos cuando en nuestros paises,se violan los derechos de los criminales,sean estos comunes o de cuellos blancos,dependiendo de que inclinacion politicas,los defenseros de DD.HH. sean,y si le convienen “defender”los derechos,de los sinverguenzas inescrupulosos funcionarios publicos de nuestros respectivos paises,y; si se son delicuentes comunes,los
    “defienden”siempre y cuando el ciudadano(a)violado(a),
    asaltado(a)o muerto(a)no haya sido,un familiar de ellos.
    Asi que yo,personalmente,no creo en los organismos de DDHH.Gracias

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico