Sanciones penales, entre jóvenes infractores y sus adultos instigadores

Los defensores de los Derechos de los menores sostienen que el porcentaje de adolescentes infractores es menor al 1% del total de su población.

Que se incluya la palabra sicariato en el Código de la Niñez, que la edad para empezar a ser juzgados por las leyes ordinarias sea a partir de los 15 ó 16 años, o más bien condenar a los adultos que los inducen a cometer delitos son algunas de las reformas que recogen las propuestas del Gobierno y las Fiscalías. Al otro lado de la discusión están los defensores de los Derechos de los menores, que sostienen que el porcentaje de adolescentes infractores es menor al 1% del total de su población.

El tratamiento del los menores infractores volvió al debate el miércoles pasado, cuando autoridades judiciales descubrieron durante la audiencia de formulación de cargos a dos detenidos, por su supuesta participación en el asesinato de un hombre en el norte de la ciudad. Uno de ellos tiene 15 años.

Ante esto el adolescente fue retirado de la sala de audiencias de la Policía Judicial del Guayas y trasladado a la Dinapen, para que sea sancionado según el Código de la Niñez. Nuevamente el tema molestó a la Policía. El caso en el que estaba envuelto el menor es de muerte por paga, también conocido como sicariato, y al final añadieron que tras cierto tiempo el joven volverá a las calles.

“Las mismas bandas recurren a estos menores para este tipo de delitos (como el de homicidio), porque saben que la ley los protege y que por tanto salen libres después…”, dijo un uniformado tras la fallida audiencia en la Policía Judicial del Guayas.

En medio de las críticas a la inimputabilidad de los menores infractores autoridades como el Presidente de la República y la Fiscalía General han elaborado propuestas para la reforma a las leyes penales.

La Fiscalía General, por ejemplo, plantea que en el Código de la Niñez luego de la palabra homicidio se agregue la de sicariato. Señala además que para los casos de infracciones que en la legislación penal ordinaria son sancionadas con pena de reclusión, se aplicará obligatoriamente la medida de amonestación y el internamiento institucional de cuatro a ocho años.

También que los adolescentes, cuya medida de internamiento exceda de 24 meses, tienen derecho a beneficiarse de la reducción del tiempo de la sanción por buen comportamiento; sin embargo, en los delitos de asesinato, homicidio, sicariato, violación, plagio de personas y robo con resultado de muerte, la rebaja de pena se dará por medio de audiencia pública.

La medida se puede dar cuando el adolescente haya pasado por lo menos dos tercios de la sanción impuesta por el juez de infractores y con el informe favorable de la Fiscalía de Adolescentes.

No obstante, la modificación o sustitución de las medidas no procede en los casos de asesinato, homicidio, sicariato, violación, plagio de personas y robo con resultado de muerte.

Adelina Iturralde Gómez, catedrática en Derecho de la Universidad Católica, se muestra de acuerdo con que las reformas penales incluyan penas a los menores de edad. “No puede ser posible de que los menores sí sean conscientes y capaces para poder dar el voto en cuestiones políticas, pero cuando cometen delitos se diga que realmente son menores y hay que darles una ley que proteja a este sector vulnerable… Permitir realmente que se cometan los atroces delitos que se están cometiendo…son niños violadores sexuales de tantas niñas, entonces vemos que sí destruyen y dañan a la sociedad…”.

Opinó que la reforma penal es emergente pero que también es necesario que se reflexionen los cambios a las leyes para que no se tenga luego que derogar o reformar nuevamente las normas en el futuro.

“…Las leyes deben surgir y hoy por hoy, lamentablemente estamos viendo una nueva situación delincuencial que amerita realmente que los legisladores actúen a la brevedad posible…”, indicó Iturralde, que también explicó la importancia de que se preste atención a la formación de los jóvenes.

La Fiscalía del Guayas, también presentó en su momento una reforma respecto a los menores. Y es que al artículo 40 del Código Penal que expresa: “Las personas que no hayan cumplido los 18 años de edad, estarán sujetos al Código de la Niñez y Adolescencia”, se agregue que salvo que siendo mayores de quince años comentan delitos de violación, homicidio y otros graves que sean considerados imputables y que sean  juzgados como mayores de edad.

Ejecutivo apunta al castigo para los adultos

La opción que propone el Presidente de la República en un paquete de reformas enviado a la Asamblea, que aun no ha sido debatido, es que más bien se sancione a los adultos que inducen a cometer delitos a los menores de edad.

Propone sustituir uno de los incisos del artículo 162 del Código Penal para que quien venda o facilite un arma de fuego a un menor sea sancionado con reclusión menor ordinaria de tres a seis años y una multa de diez a veinte remuneraciones básicas unificadas.

En cuanto a los asesinatos y otros crímenes execrables dispone como castigo una pena similar en el artículo 386 del mismo Código Penal.

El castigo hacia los que incitan a los menores a ser infractores debe ser el objetivo de las reformas para Alberto Franco Lalama, doctor en Leyes.

Él dijo que un menor infractor, aunque tenga uso de razón, no tiene todavía no es pensante por completo de sus actos. “Un menor de 16 años no está en la capacidad, considero yo, de discernir definitivamente sobre lo que le conviene o lo que no, y él quizás por condiciones circundantes: por la pobreza, necesidades no satisfechas, así no sean básicas, viene a cometer un delito muchas veces ofertado por una persona adulta…”

Con Franco coincide Sara Oviedo, del Consejo Nacional de la Niñez, quien agregó que la intención de imputar a los menores de 16 años es un retroceso de las leyes, porque ya existe una justicia especializada en juzgar a los menores infractores.

Añadió que como Consejo de la Niñez reconocen el problema pero que también han demostrado evidencias con datos sobre la dimensión del problema. Por ejemplo, citó que del total de la población adolescente apenas el 0.010% son menores infractores.

“Estamos hablando de una poquísima cantidad de adolescentes infractores en el país. Luego de esa cantidad pequeñísima apenas contados casos, pero contados con los dedos de las manos han sido involucrados por adultos. Entonces frente a esos datos que son contundentes es que nosotros decimos que a quien hay que subirles la pena es a los adultos”, concluyó.

Publicidad

2 comentarios para “Sanciones penales, entre jóvenes infractores y sus adultos instigadores”

  1. francisco arreaga says:

    Un menor de edad de 15 años tiene completo discernimiento de lo bueno y lo malo. Es justamente ese discernimiento el que lo lleva a “dejarse convencer” para ser el ejecutor de crímenes por pago. Solo las sociedades mojigatas, en un estúpido “mea culpa” siguen disculpando a este tipo de acciones y actos criminales. Vi en días pasados un noticiario del canal portoriqueño Univisión. El titular más o menos decía así: Joven de 17 años que asesino a universitaria recibirá 30 años de prisión. Veremos cuantos jóvenes de 17 años querrían pasar los siguientes 30 años en prisión. He allí el ejemplo de la sociedad portoriqueña, lo cual me parece muy plausible estudiar, meditar y aplicar.

  2. Ema Chimo says:

    Para mi como que hay que hacer otro estudio más a fondo al porcentaje de jóvenes infractores para acelerar la participacion de ellos en los planes y proyectos del Estado porque en realidad es demasiado preocupante si es como una cadena comienzan a muy temprana edad hasta cumplir la mayoria en las pandillas y son mucho mas expertos en lo que hacen y hay que mover muchas manos en cada barrio en los hogares poner multas hacer seguimiento a cada una Ej: si los chicos salen hasta tardes horas de la noche y sin la compañia de sus padres seran multados claro está que para eso en cada barrio tendría qu haber al rededor de 10 a 15 policias es como algo absurdo pero hay que buscar soluciones emergentes

Deje un comentario

Powered by Buró Estratégico